20.07.19 Versión estenográfica. Diálogo con la comunidad del Hospital Rural Zacatipan, en Tamazunchale, San Luis Potosí

20.07.19 Versión estenográfica. Diálogo con la comunidad del Hospital Rural Zacatipan, en Tamazunchale, San Luis Potosí

20.07.19 Versión estenográfica. Diálogo con la comunidad del Hospital Rural Zacatipan, en Tamazunchale, San Luis Potosí

 

 

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Amigas, amigos de Tamazunchale, me da mucho gusto estar de nuevo aquí con ustedes.

He visitado este municipio en varias ocasiones, es más, acabo de pasar por aquí, por Tamazunchale hace como tres meses que estuvimos en Huejutla, en Aquismón y en Valles, y teníamos pendiente estar aquí con ustedes, en Tamazunchale. Vamos a estar viniendo, porque yo no me hallo en la capital, estoy acostumbrado a estar recorriendo los pueblos.

Tengo la dicha enorme de conocer todos los municipios de México, los 58 municipios de San Luis Potosí y todos los municipios del país, los he visitado más de una vez.

Y así vamos a estar gobernando, desde abajo y con la gente. No va a haber divorcio. No es que ya ganamos, nosotros a gobernar y ustedes a sus quehaceres. No, es gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo. Esa es la democracia.

Y ahora estamos para informarles, estamos aquí, que ya inició la Cuarta Transformación de la vida pública de México.

Y hablamos de transformación porque en efecto ha habido tres transformaciones:

La Independencia. Cuando México pasó a formar parte de un país libre y soberano, después de 300 años de dominación colonial. Esa fue una transformación, encabezada en ese tiempo por dos curas buenos, rebeldes, Hidalgo y Morelos, que no sólo lucharon por la independencia, fueron también los iniciadores de la lucha por la justicia.

Acuérdense que Hidalgo proclamó la abolición de la esclavitud, algunos piensan que desde que Hidalgo proclamó la abolición de la esclavitud se terminó la esclavitud en México. No fue así, pasaron 100 años para que se lograra la libertad de los peones acasillados y se terminara con la esclavitud.

Pero Hidalgo fue el que proclamó la abolición de la esclavitud y la esclavitud realmente se termina en 1914, 1915, con el triunfo de la Revolución. Transcurrieron más de 100 años.

Dicen los de ese entonces, me tocó platicar con ancianos que eran esclavos en las haciendas, ya todos fallecidos, muy viejitos, me contaban que cuando llegaban los revolucionarios a las haciendas a decir que los esclavos ya eran libres, los peones acasillados, en vez de alegrarse, se ponían a llorar, porque no sabían qué era la libertad, porque en esas haciendas habían trabajado y habían muerto sus tatarabuelos, sus bisabuelos, sus abuelos. Tuvo que pasar un tiempo para que esos esclavos aprendieran a actuar como hombres libres.

Pero miren lo importante de Hidalgo, proclamar la abolición de la esclavitud, muchas veces van las ideas por delante y luego se van consumando esos ideales.

Morelos, extraordinario, escribió un libro que se llama los Sentimientos de la nación, en 1815.

¿Qué decía Morelos?

Fíjense, esto no lo hace un intelectual de ahora, porque con pocas palabras resumía lo que necesitaba el pueblo en ese entonces. Decía Morelos: ‘Que se modere la indigencia y la opulencia’, es decir, que haya igualdad.

Decía Morelos: ‘Que se eleve el salario del peón’. ¿Cuántas palabras?, una frase. Le pide uno una definición a un economista, y ni le entiende uno lo que va a plantear, y se llevaría un tomo o dos para explicar que lo que hace falta es aumentar el salario.

Como lo fraseaba Morelos, se lo estaba dictando a Andrés Quintana Roo. Le decía: ‘Usted, licenciado, usted abogado, usted que sabe de letras, ponga ahí que se eleve el salario del peón’, ponga ahí que se eduque al hijo del campesino y al hijo del barretero’.

¿Por qué el barretero?

Porque en ese entonces habían minas como ahora y el barretero era el obrero de las minas.

Entonces, que se eduque al hijo del campesino y al hijo del barretero como al hijo del más rico hacendado.

Decía Morelos -tu paisano, el doctor, es de Aguililla, Michoacán- decía: ‘Que haya tribunales -esto para los abogados- que haya tribunales que protejan al débil de los abusos que comete el fuerte’. Eso era Morelos. Bueno esa fue una transformación.

La segunda fue la que llevó a cabo Benito Juárez con los liberales, la Reforma.

Ese texto o ese fragmento de discurso de Ponciano Arriaga, ese era el pensamiento de esa época, hombres que parecían gigantes, mujeres y hombres que parecían gigantes, que lograron una transformación en condiciones por demás difíciles.

Imagínense enfrentar a los conservadores con todo lo que implicaba ese poder, que ahora hablamos de grupos de intereses creados y muy poderosos, pero imagínense lo que era el poder dominante en ese entonces, que eran dueños de los bienes materiales y de la conciencia.

Y como si fuese poco, cuando los conservadores estaban perdidos, acudieron al extranjero y trajeron a un príncipe, a Maximiliano y a la emperatriz Carlota y nos invade el ejército más poderoso del mundo en ese entonces, el ejército francés.

¿Y cómo resisten los liberales?, ¿cómo mantienen una fe inquebrantable en la causa que defendían?

Acaba de pasar un aniversario luctuoso del presidente Juárez, le hicimos un homenaje el día 18 de este mes. Antes se conmemoraba esa fecha, no el 21 de marzo.

¿Pero por qué lo debemos de recordar?

Porque resistió, no claudicó, tuvo firmeza, actuó con perseverancia. Imagínense, se tuvo que ir su esposa con sus hijos al exilio a Estados Unidos; se murieron dos de sus hijos allá y no los pudo ver porque estaba en la lucha.

Bueno, esa fue otra transformación, porque se restauró la República, se expulsó a los extranjeros, una gran transformación en la historia de nuestro país.

Ponciano Arriaga también decía -a propósito de los ataques que recibimos nosotros, que no son nada para lo que ellos enfrentaron- decía Ponciano Arriaga: ‘Entre más me golpean, más digno me siento’. Ese era Ponciano Arriaga.

La tercera transformación fue la Revolución de 1910, porque Porfirio Díaz se quedó 34 años en la presidencia y se profundizó la esclavitud, se quitaron todos los derechos.

No había ocho horas de trabajo, eran 16 horas, no había día de descanso, el salario del trabajador 25 centavos, en aquel entonces, trabajo infantil y no había libertades, y desde luego las tierras acaparadas, el agua.

Se entregó a extranjeros el petróleo, los ferrocarriles, las minas. Por eso surgió el movimiento revolucionario encabezado por un hombre bueno, ‘el Apóstol de la Democracia’, Francisco I. Madero, y secundado por dirigentes sociales: Villa, Zapata, los hermanos Flores Magón, presidente patriota, el general Lázaro Cárdenas del Río, que consumó la Revolución, porque había pasado mucho tiempo y no se hacían realidades las promesas de la revolución, perdieron la vida un millón de mexicanos y no se cumplía en la práctica lo que había llevado a la lucha. Y el que entrega la tierra a los campesinos es Cárdenas, entrega en ese entonces 18 millones de hectáreas a un millón de familias campesinas.

Nada más para que tengan una idea, el general Cárdenas, repito, entregó 18 millones de hectáreas para un millón de familias campesinas; Felipe Calderón entregó 26 millones de hectáreas para la explotación minera a empresas extranjeras. Para nada más entender de qué estamos hablando.

Con el general Cárdenas se recuperó el petróleo que Porfirio Díaz había entregado a los extranjeros, y que ahora también con la llamada Reforma Energética querían volver a entregar. Ya estaban a punto de terminar de entregar la industria eléctrica, privatizar la industria eléctrica, acabar con la Comisión Federal de Electricidad y entregar el petróleo. Pero en eso sonó la campana el año pasado, la alarma y se acabó esa política. Nunca más va a regresar esa política entreguista.

Tres transformaciones: Independencia, Reforma, Revolución. Nosotros estamos llevando a cabo la Cuarta Transformación. Y lo estamos logrando sin violencia, que eso es muy importante, porque las tres transformaciones que ha habido se hicieron por las circunstancias con las armas y nosotros tenemos la dicha, la fortuna de poder llevar a cabo esta transformación de manera pacífica.

Muchos no creían en esto, nos decían: ‘No se va a poder, no es la vía electoral’, y nos hacían fraudes y nosotros seguíamos.

¿Y qué pensábamos? Va a llegar el día en que vamos a tener una muy buena organización y que ya no les va a servir nada, ni la compra del voto, ni la entrega de despensas, ni el frijol con gorgojo, nada de eso les va a servir. Y así fue.

Y sabíamos que las cartas estaban marcadas y los dados estaban cargados, pero teníamos la confianza de que se iba a lograr el cambio, sin violencia.

Por eso hay algunos que están preocupados también, así como los conservadores, porque estaban convencidos que no se iba a poder por la vía pacífica.

Y se está demostrando, esto fue un cambio muy importante que se pueden llevar a cabo las reformas sin violencia.

¿Y cuál es la esencia?, ¿cuál es lo principal para la transformación de México?

Es como cuando se tiene un enfermo, ustedes que se dedican a curar a enfermos, lo primero que se tiene que tener es un diagnóstico.

¿Cuáles la enfermedad del paciente?, ¿cuál era la enfermedad del país?

Sigue siendo -pero ya se está atendiendo, ya se está aplicando el remedio- la corrupción. El principal problema de México la corrupción. Si me dicen: ‘A ver ¿cuál es el plan para lograr la Cuarta Transformación? Y dígalo en lo que tarda parado en un solo pie usted, que ni siquiera habla de corrido’. Acabar con la corrupción, ese es el plan.

Ya hasta podría decir: ‘He dicho, ahí nos vemos, ahí nos vemos, ya terminé’, pero voy a hablar otro poquito.

Ese es el problema principal del país y es lo que estamos atacando. Y si desterramos la corrupción no hay necesidad de aumentar impuestos, de crear impuestos nuevos, de que haya gasolinazos, de endeudar al país.

Si acabamos con la corrupción, nos alcanza el presupuesto porque es suficiente, son cinco billones, 500 mil millones de presupuesto, pero se quedaba todo ese dinero arriba o se robaban una buena cantidad o estaba el gobierno consumiéndose todo ese dinero, un gobierno costosísimo, oneroso, con sueldos para los altos funcionarios públicos hasta de 700 mil pesos mensuales.

Aviones, helicópteros, el avión presidencial iba a terminar de pagarse en siete mil millones de pesos. Imagínense.

¿Saben cómo le pusieron a ese avión?

José María Morelos y Pavón, el que luchaba por la igualdad. Un avión para 280 pasajeros, con recamaras, comedor, para ir a Europa en 10 horas sin recarga de combustible, un avión que no lo tiene ni Donald Trump.

¿Cómo me iba yo a subir a ese avión a ofender al pueblo habiendo tanta necesidad, tanta pobreza?

Ese avión ya se está vendiendo, ya se está vendiendo, está en California y se está vendiendo toda la flotilla de aviones y de helicópteros.

Nada más en el sexenio pasado compraron seis helicópteros y seis aviones, 15 mil millones, y agarraban los helicópteros hasta para ir a jugar golf. Ya eso se terminó, ya ningún funcionario puede usar avión, helicóptero, sólo que se trate de ambulancia, para apagar incendios, para la protección civil. Se le dejaron los aviones al Ejército, a la Armada, pero los que usaban los funcionarios para venir a Tamazunchale en helicóptero… imagínense si yo vengo en helicóptero, ¿cuándo me voy a dar cuenta de cómo están las carreteras?, nunca. Ya eso terminó. Nada más lo que ahorramos.

¿Cuántos cuidaban al presidente?

Ocho mil elementos del Estado Mayor Presidencial. Increíble, un ejército de élite para cuidar al presidente, ahí sí también ni Donald Trump tiene esa seguridad que había, ocho mil elementos, ganaban más que los soldados, más que los marinos, importaban el yogurt que se comían.

Ya esos ocho mil elementos ya están en la Secretaría de la Defensa para cuidar al pueblo en la Guardia Nacional. Al presidente lo cuida la gente y el que lucha por la justicia no tiene nada que temer.

Ya no hay esos elevadísimos, bajaron los sueldos. Allá andan -se creó en la Constitución, mejor dicho, se aprobó el artículo 127 para que nadie gane más que lo que gana que recibe el presidente de la República- andan metiendo amparos y queriendo hacer a un lado el mandato constitucional.

Les voy a platicar algo que seguramente ustedes no sabían, pero para que vean cómo se daba el saqueo en el país y la impunidad que existía. Para empezar, al presidente no se le podía juzgar por corrupción, solamente por traición a la patria.

Pero también la corrupción no era delito grave, o sea, que el cometía un acto de corrupción, si había un hecho de corrupción, se podía salir bajo fianza.

¿Saben cuánto modificaron la ley para que la corrupción no fuese delito grave?

De pura casualidad en 1994, ya hagan la cuenta y piensen quién gobernaba entonces. Pero del 94 al 2019, 25 años que la corrupción no era delito grave. Entonces, se acaba de modificar la ley y ahora sí, el que robe al tanque, a la cárcel sin derecho a fianza.

Todo esto nos va a permitir ahorra. Ya lo estamos logrando. Se está por terminar el huachicol.

Se robaban 800 pipas diarias de gasolina y estaba tolerado ese robo. El año pasado por ese robo dejaron de entrar a las finanzas públicas, a la Hacienda pública 65 mil millones de pesos.

Dijimos se acaba el huachicol. Estuvo fuerte, porque estaba muy arraigado. ¿Saben que las bandas que se robaban las pipas de repente abrían zanjas por donde pasaban los ductos, rompían el ducto y se acumulaba gasolina en la zanja, y ahí permitían que la gente recogiera la gasolina con cubetas?, y eso ya se estaba convirtiendo desgraciadamente en una práctica y la gente con la mentalidad, o justificando o tomando como excusa o con razón, como se decía: ‘¿Por qué no voy yo a robarme 20 litros de gasolina si los de arriba se están robando más?’. Hasta que vino esta terrible desgracia de Hidalgo, que duele muchísimo.

Bueno, ya se terminó con ese problema no del todo. Ya bajamos 95 por ciento el robo de gasolinas de 800 pipas a 40. Todavía no se acaba, pero fue bastante lo que se redujo.

Si seguimos así este año nos vamos a ahorrar 50 mil millones de pesos. Por eso es que puede decir Zoé, director del Seguro, que lo convenció el director del hospital que se va a construir el albergue.

Sí deja acabar con la corrupción y no hace falta endeudar al país. Por eso ya están llegando también los apoyos a adultos mayores. Dijimos el doble, ya estamos cumpliendo; ya no son mil 160, sino dos mil 550 la pensión a los adultos mayores. Y parejo, porque antes no le daban al jubilado, al pensionado del Issste o del Seguro, ahora lo van a recibir todos los adultos mayores.

Los que ya lo recibían a partir de los 65 años lo van a seguir teniendo, ya no mil 160, repito, sino el doble; y para comunidades indígenas a partir de los 65 años, que son las comunidades de aquí de la Huasteca, la mayoría, porque no puede haber trato igual entre desiguales. La justicia es darle más al que tiene menos, esa es la justicia.

Entonces, le vamos a dar siempre un trato especial a las comunidades indígenas, se va a atender a todos, se va a escuchar a todos, se va a respetar a todos, pero la preferencia la van a tener los humildes. Por el bien de todos primero los pobres. Eso también que quede muy claro.

Y los débiles, los vulnerables, por ejemplo, todas las niñas, niños pobres de Tamazunchale, de la Huasteca, de San Luis Potosí, de México, todos van a tener también su pensión.

Aquí, en Tamazunchale, ya se está aplicando este programa, sólo en este municipio van a recibir pensión por discapacidad mil 633 niñas y niños. Tengo el informe que ya han recibido, ya han entregado a mil 519, 93 por ciento.

En el caso de adultos mayores son los que van a recibir este apoyo en Tamazunchale nueve mil 333, casi 10 mil adultos, ya lo han recibido siete mil 645, 82 por ciento.

En el caso de las becas para preescolar, primaria, secundaria, son hasta ahora cuatro mil 242 que se han entregado, 42 por ciento. Falta todavía.

En el caso de los que estudian en la preparatoria, el nivel medio superior, Colegio de Bachilleres, escuelas técnicas, aquí en Tamazunchale, tres mil 503 son todos los que están estudiando, porque aquí es universal tres mil 503 estudiantes. Y se han entregado dos mil 948, 84 por ciento.

En el caso de la universidad, para los jóvenes que están en el nivel superior de familias de escasos recursos económicos, se van a entregar aquí, en Tamazunchale, 968 becas. Ya se han entregado 834, son dos mil 400 pesos mensuales para que los jóvenes terminen la carrera, la escuela en el nivel superior.

Y hay un programa para los jóvenes que no estudian, ni trabajan, que antes nada más se les llamaban de manera despectiva ninis, que ni estudian ni trabajan, y no se hacía nada por ellos. Ahora todos esos jóvenes van a ser contratados, que no tiene estudio, que no tiene empleo, va a ser contratado, va a trabajar de aprendiz, en talleres, en comercios, en las artesanías, en los despachos de contadores, despacho de abogados, ahí van a estar los aprendices, en Cara, y se les va a pagar tres mil 600 pesos mensuales a todos los jóvenes.

¿Qué queremos?

Que no se quede un joven sin estudio, sin trabajo. No les vamos a dar nunca jamás la espalda a los jóvenes, porque se agravó el problema de la inseguridad y de la violencia porque se abandonó el campo, porque no hubo empleo, y porque se abandonó a los jóvenes. Las cárceles están llenas de jóvenes, los que pierden la vida, los que son asesinados, jóvenes la mayoría

¿Qué es lo que hacen?

Se frustran, se deprimen o a la droga o directo son enganchados en las bandas. Tenemos que atraer a los jóvenes, competir con las bandas y quitarles a los jóvenes para que no se lleven a los jóvenes, y para eso son estos programas.

¿Saben cuánto se va a invertir en este programa este año?

Cuarenta y cuatro mil millones de pesos.

¿Cuántos jóvenes al día de hoy están contratados, están trabajando ganando tres mil 600 pesos mensuales?

Setecientos mil en el país. Vamos a llegar a un millón y la meta para el año próximo dos millones 600 mil, 100 por ciento o estudiando o trabajando todos los jóvenes.

Y van a ver cómo vamos a ir serenando al país. Se va a enfrentar de esa manera la inseguridad y la violencia. La paz es fruto de la justicia. No se va a resolver la violencia, la inseguridad solo con el uso de la fuerza, con medidas coercitivas, con cárceles, con amenazas de mano dura, con leyes más severas.

No, no se puede apagar el fuego con el fuego, no se puede enfrentar la violencia con la violencia, al mal con al mal; al mal hay que enfrentarlo haciendo el bien. Así vamos a ir serenando al país. Es el gran reto que tenemos, lograr la paz.

Les puedo decir que se cuestionó, porque dije que no me preocupaba la economía y la verdad va a salir el país, va a crecer. En el tiempo que llevamos ha bajado la inflación.

No se dice, pero en el tiempo que llevamos el peso es la moneda que más se ha fortalecido en el mundo con relación al dólar.

Y ahí están nuestros adversarios conservadores diciendo: ‘Viene la recesión, está mal la economía’. Quisieran que nos fuera mal. Se van a quedar con las ganas. Nos va a ir bien en la economía y en el desarrollo.

Y esto que les decía, si el principal problema es acabar con la corrupción, no hay problema; porque se da la corrupción de arriba para abajo, si se permite arriba hay corrupción abajo. La corrupción no se da de abajo hacia arriba, no es Tamazunchale hacia el Palacio Nacional. No, siempre es desde el Palacio Nacional hacia abajo. Si el presidente no permite, no tolera la corrupción, los jugosos negocios que se hacen arriba, pues ya nadie va a poder hacerlo. Si se da el mal ejemplo arriba todos a robar. Eso no.

Entonces, por eso no me preocupa la austeridad republicana. Si no me importan los bienes materiales, no he luchado por tener riqueza, no he tenido, creo que hasta ahora que me pagan con tarjeta de crédito, nunca he tenido cuenta de cheque, nunca he traído dinero en mi cartera, por eso tampoco me la roban, y además yo no me junto con ladrones.

Entonces, ¡qué me va a costar, trabajo!, es nada. No, me cuesta trabajo, y por eso estoy trabajando todos los días, ocupado todos los días, lo de la inseguridad; estoy atendiéndolos personalmente de seis a siete de la mañana, me reúno con el Gabinete de Seguridad, con el secretario de la Defensa, con el secretario de Marina, con el secretario de Seguridad Pública, con la secretaria de Gobernación, yo recibo personalmente el reporte, el parte de lo que sucede en todo el país.

Y aunque está difícil ahí vamos a ir poco a poco serenando a México y logrando la paz.

Y me preocupan otras cosas y una es lo de la atención médica Fíjense que no estaba yo errado cuando decía que estaba peor el sistema de salud que el sistema educativo, nos metieron la idea de que estaba muy mal la educación porque había una política que se introdujo a México, que la impusieron desde el extranjero, las llamadas reformas estructurales.

Y ahí venía en esa agenda la llamada reforma educativa, desde hace 30 años nos dictan o nos dictaban, ahora ya no, la agenda desde el extranjero, no teníamos un programa de desarrollo propio, eran las reformas estructurales: Reforma Energética, privatizar el petróleo; Reforma Fiscal, aumentar los impuestos; Reforma Laboral, quitarles derechos a los trabajadores; Reforma Educativa, privatizar la educación; y para eso desprestigiar la educación pública y echarle la culpa de la mala calidad de la enseñanza a los maestros. Ese era el truco.

Como eso venía en la agenda, todo se orientó a que se percibiera que estaba muy mal el sistema educativo. No quiere decir que estaba muy bien, pero está peor el sistema de salud, porque si no llega un maestro a dar clase, está mal, claro que sí, el ausentismo, tienen que llegar los maestros todo el tiempo a dar clases; pero si no llegó el maestro, lo sustituye otro maestro o se van los niños a sus casas, y ahí están con sus papás, con sus abuelitos, y hasta ahí llega la cosa; pero si aquí en el hospital llega un infartado y no tienen el equipo, ni tienen la medicina, pues no aguanta a llegar a Valles, ¿o aguanta?

Por eso estoy aquí. Vamos a mejorar el sistema de salud y lo vamos a hacer con ustedes, que son un tesoro los trabajadores de la salud.

Y les adelanto, no desaparece el programa IMSS-Bienestar, al contrario, se va a fortalecer, va a mejorar. Les cuento, los que andan conmigo ya se aburrieron porque lo estoy repitiendo, pero además esa es la diferencia entre un escritor y un político, el escritor no se debe de repetir, el político, el dirigente, tiene que estar repitiendo y repitiendo porque tiene que hacer conciencia. Es pedagogía política.

Y yo creo que todos debemos de hacer política. Antes se decía la política es asunto de los políticos. No, la política es asunto de todos; lo mismo la economía, todos. Además, la gente ahora, el pueblo, está muy avispado, es un pueblo muy consciente, lo que está sucediendo en el país, la gente está muy informada, muy orientada, esto no sucede en otras partes del mundo.

Antes se ponía el ejemplo que un movimiento en otras partes en cualquier país del mundo.

No, ahora el ejemplo es México. Nuestro país es ejemplo mundial por el nivel, el grado de conciencia de nuestro pueblo. Ahorita México tiene fama en el mundo por lo que logramos, por lo que se está llevando a cabo esta transformación, esta revolución pacífica.

Les decía que tengo que repetir. Yo fui director del Instituto Nacional Indigenista en Tabasco cuando salí de la escuela de la UNAM, ese fue mi primer cargo, trabajé seis años en comunidades indígenas y fui en ese entonces también delegado del Coplamar en Tabasco y fue cuando se creó este programa.

Me tocó a mí participar en la creación de este programa hace 40 años, la creación de las unidades médicas rurales de estos hospitales. Primero las unidades médicas y luego los hospitales.

Entonces, sí sé lo que es este programa. Me tocó ver su nacimiento, participé en su creación. Claro, ha venido cambiando el nombre, primero era IMSS-Coplamar, luego IMSS-Solidaridad, luego IMSS-Oportunidades, luego Progresa, luego Prospera y ahora Bienestar.

Lo importante es que es un programa bien concebido, porque se ubicaron las unidades médicas rurales en las comunidades más apartadas y estos hospitales para darle atención de segundo nivel a la gente que es atendida en las unidades médicas rurales.

Este programa continúa. Lo que se está haciendo ahora es separando todo lo que es la atención médica para derechohabientes, fortalecer también el sistema del Seguro, del Issste para derechohabientes, que se dé buen servicio y que continúe este programa y el programa de salud que se apoyaba con el financiamiento del Seguro Popular.

Ahora se va a crear el Instituto de la Salud para el Bienestar. Normativamente ese instituto va a dictar las políticas para a dictar las políticas para el IMSS-Bienestar, pero en lo operativo ustedes siguen actuando, trabajando en el Seguro, con las mismas condiciones laborales y las mismas reglas.

Y en el caso del sistema de salud pública, que no es el Seguro, que atiende a población abierta, pues ahí sí va a operar de manera directa el Instituto de Salud para el Bienestar y va a atender cuatro cosas.

Primero, que no falten los medicamentos, que haya abasto suficiente de medicamentos; es un área para que haya medicamento y no sólo cuadro básico, todos los medicamentos, porque es muy irracional, en una unidad médica tienen 120 claves, aquí tienen 300 y en un hospital del sistema ordinario 700.

¿Por qué no se tienen todos los medicamentos?

Eso se tiene que resolver.

Lo otro es que no hay un buen sistema de distribución y eso también se tiene que resolver, que no falten los medicamentos hasta en la unidad médica rural o en el centro de salud más apartado.

¿Cómo llega la Coca-Cola y las Sabritas a todas partes? ¿No va a llegar la medicina?

Tenemos que resolver eso. Ahí va a haber un encargado para el abasto de medicamento y de materiales de curación, va a ocuparse también de lo relacionado con equipos médicos que hagan falta.

La segunda área es la de la plantilla de personal, que no falten enfermeras, auxiliares, trabajadores de la salud, médicos familiares, generales, agradecerles mucho a los residentes y que no falten los especialistas, que tenemos problemas.

Fíjense que México tiene menos médicos de los que necesita, que esa es otra mala herencia que dejaron estos corruptos, fueron limitando la entrada de los alumnos a las escuelas de medicina, y ahora resulta que no tenemos los médicos suficientes, ni los especialistas.

Y si no quieren los especialistas venir a Tamazunchale, porque quieren estar en Valles o en San Luis, pues así va a ser, sin un especialista quiere estar en Valles, pues es libre, si quiere estar en San Luis, que esté en San Luis; pero el especialista que esté en Tamazunchale va a ganar más que el que está en Valles, que él está en San Luis, así va a ser.

Ese es un asunto, de ordenar el tabulador. Por eso están aquí los del Gabinete de Salud, están escuchando, tomando nota. No es que ya dentro de un año regreso y no hay especialista o nada más un turno, no podemos atender en la noche o el fin de semana. Entonces, tenemos que tener resuelto este problema, esta demanda.

Lo tercero, es la infraestructura. Esto de Axtla y Tamazunchale, o sea, el albergue, ¿ya vieron qué médico tienen aquí de director?, yo pensaba que era el gobernador nada más el que sabía hacer las cosas aquí, en San Luis.

Ya le dije al gobernador, ya en Axtla y en Tamazunchale: ‘Hablas poco’, porque ya ven cómo dice: ‘Ojalá y se quede más tiempo’. ¿Cómo decíamos antes cuando jugábamos canicas?, dice: ‘Este me quiere arruchar’. Si nos quedamos más tiempo, nos arrucha.

Me ha sacado, nos han sacado a la federación muchísimo para San Luis, y además lo hacemos de corazón, vamos a apoyar mucho al estado de San Luis Potosí, pero lo hace entre risa y risa. Aquí aprovecho para comentarles que sí se va a ampliar la carretera de Valles a Tamazunchale.

Vamos a buscar una vez que ya vaya llegando la ampliación cómo resolvemos el problema del libramiento, que ese es un problema que lo hemos padecido todos. Atravesar Tamazunchale ‘ah, su mecha’, dirían los veracruzanos.

Entonces, vamos a eso y va a venir también el programa, esto lo digo por todos los campesinos, ejidatarios, comuneros, pequeños propietarios, el Sembrando Vida. Vamos a sembrar 50 mil hectáreas de árboles maderables y frutales en la Huasteca y se va a dar empleo permanente a 20 mil trabajadores en la Huasteca.

Bueno, cierro el paréntesis para decirles que lo tercero en infraestructura hospitalaria, infraestructura para la salud.

El punto cuatro es regularizar la situación de los trabajadores de la salud, porque hay muchos que están trabajando por contrato eventuales desde hace mucho tiempo, sobre todo en el sistema público de salud.

Cada día en el Seguro hay menos, sí hay trabajando por honorarios, por contrato, eventuales, pero en el sistema de salud hay más de 80 mil trabajadores eventuales. Los vamos a regularizar a todos, poco a poco, es mi compromiso, van a tener sus bases.

Son los cuatro planteamientos que estamos haciendo.

Me dio mucho gusto estar aquí con ustedes.

No me despido, voy a seguir viniendo. Vamos a seguir evaluando entre todos el avance del programa para la transformación de San Luis Potosí, de la Huasteca, para la transformación de México.

Le agradezco mucho al ciudadano gobernador por su apoyo y estamos trabajando de manera coordinada, porque la patria es primero y amor con amor se paga.

Muchas gracias, amigas y amigos.

+++++

Cristina Ramírez

Close